jueves, 20 de diciembre de 2012

EL PERFUME DEL CARNICERO







I.
Todos los domingos acudía a misa y comulgaba religiosamente como dios manda, se confesaba previamente pues todas las semanas cometía pecado mortal.
─Perdóneme padre porque he pecado,  hoy como siempre me ha ignorado, su desprecio me llena de ira, pero después de maquinar mi venganza, me he escondido en el ascensor y me he masturbado pensado en ella.
─Dime hijo mío ¿qué le has hecho esta vez?
─Esta vez ha sido perfecto padre, he conseguido que algunas personas firmen reclamaciones en su contra.
─Pero hijo, ¿tanto mal te ha hecho que le haces la vida imposible?
─No padre, simplemente ha cometido el error de ignorarme y tanto ella como todos los que se le acerquen pagaran caro ese desplante, se lo prometo.
─Hijo, y como quieres que yo te perdone si no te arrepientes, es mas continuas maquinando mayores maldades.
─Porque soy cristiano, y acudo a la iglesia cada domingo, porque hago donaciones, porque soy íntimo amigo del alcalde, porque tengo contactos en el ejercito, padre, ¿quiere más razones?
─ No ─dice siempre el sacerdote, mientras agacha la cabeza y le anuncia su penitencia, pensando para sí que dios no entendería nunca en lo que se ha convertido su iglesia,  después de que él se marchara con su padre de nuevo, pensaría que no sirvió su sacrificio, perdóname se decía el sacerdote mientras hacía su trabajo─ reza tres rosarios durante la semana y ahora dos ave marías y tres padres nuestros. Pero piensa que en este caso yo te absuelvo, pero es el de arriba el que tendrá que juzgarte.
─Muy bien, déjese de estupideces y haga su trabajo que yo me encargo del de arriba, es muy fácil comprar a los poderosos, simplemente lamiéndoles el culo.
Lo que ocurre carnicero, es que el de arriba es el más humilde de todos ─pensó aquel joven párroco que siempre confesaba los pecados de aquel hombre, mientras le veía marchar.

FELIZ FIN DEL MUNDO











Queridos amigos, aquí me encuentro otra vez dispuesta a hacer balance de otro año que ha pasado así, sin darme cuenta ¿no tenéis la sensación de que el tiempo se escurre de las manos como si fuera gel?

Este año tengo mucho examen de conciencia que hacer, puesto que he sufrido y de esa aflicción han surgido sentimientos negativos, el odio,  que de ninguna manera había aflorado antes en mi interior, aunque si la rabia,  por que al ser una persona muy temperamental sufro mucho con las injusticias.

El odio hacia un ser, sin embargo nunca lo había experimentado y creo que mientras escribo hoy aquí,  me doy cuenta que en realidad tampoco me ha ocurrido esta vez, es pura frustración, pues en esta ocasión es una injusticia vivida en propias carnes. No, en realidad no quiero sentir odio, más bien voy a sentir pena, pues las personas que hacen daño al final sufren en sus propias carnes ese daño.

Dejando atrás este tema, mi intención con esta entrada era hacer balance antes de mañana, queridos amigos; ¡se acaba el mundo! Nosotros desde aquí pensamos que no va a ocurrir nada, si acaso todo lo que ocurra a partir de hoy será como una tarta, rico rico. Parece sin embargo que el mundo, según los mayas, dará un giro y lo que hemos conocido hasta hoy dejará paso a algo nuevo, mucho mejor.

Por si acaso eso que va a ocurrir es el fin del mundo quiero dar las gracias a ED, mi otro yo que últimamente está muy ocupado con un invento maravilloso y  no tiene tiempo para escribir, a alguno de vosotros que os conozco y os aprecio, cito por ejemplo, a ti Luis, gracias, ¡feliz navidad! A ti María José, ¡feliz navidad! Escribidme, hace mucho que no se de vosotros.  A todos los demás que aunque anónimos nos habéis acompañado en esta vieja existencia que parece ser, concluye mañana. No pasa nada no debe cundir el pánico pues los gobiernos no han puesto en marcha los mecanismos para este tipo de tragedias, por tanto nos vemos mañana y bueno ya comentaremos como ha ido todo.

Recordamos que para pasar la ralla del nuevo año es importante hacer autocrítica, dejar a un lado todo lo malo y llevarnos lo positivo dentro de la mochila, para con ello empecemos el 2013 (fijaos impar, eso sólo puede ser bueno) y caminemos sin peso, pues lo bueno no pesa al contrario, ayuda es increíble pero es cierto; ayuda a continuar el camino del nuevo año con optimismo, creatividad, propósitos y felicidad.

A la gente de buena voluntad que el año 2013 esté lleno de proyectos maravillosos.
Podíamos hacer algo crear una cadena de buenas intenciones o una cadena de pensamientos positivos para que el planeta no se enfade y nos deje vivir un poquito más ¿Qué os parece?

Feliz fin del mundo.