jueves, 1 de enero de 2009

!FELIZ AÑO 2009!


Estaba Dios en el cielo meditando, cuando de pronto se acercó un niño pequeño muy muy pequeño, que sin ningún miedo y ante el estado de total contemplación de Dios, simplemente para llamar su atención, tiró de su túnica y al girarse le preguntó:
_Señor, acabo de llegar del mundo ¿que destino me espera?.
_Mi querido y pequeño hijo, respondió Dios girandose hacia él, no era el momento de que tú estuvieras aquí conmigo, hoy no, todavía no, por tanto aún no puedo enviarte de vuelta.
_Señor no es mi culpa, o quizás si... ( gimió el pequeño). La sirena sonó pero yo sólo la oía entre sueños, mi mamá gritaba, pero fue arrastrada por todos.
Al caer la bomba, todo cesó y yo seguí durmiendo. Transcurrido mucho tiempo amanecí aquí (¿En el cielo?)... Pregunté por Ala a un viejo, curiosamente él me respondió que Dios estaba aquí, meditando, observando el transcurso del rio, y que no podía interrumpirlo ahora; pero señor, yo sentí miedo, por que vi a aquellos hombres que tiran las bombas despertando cerca de mi. Señor ¿ por que están aquí también los demonios?.
_Hijo mio no son demonios, son mis hijos también, en realidad todos sois hijos mios aunque os llamáis y me denomineis con distintos nombres, por eso mi querido niño no encuentro consuelo, es muy duro para un padre ver a sus hijos matarse entre ellos.
_Entonces padre no me mandes de vuelta; déja que me quede aquí contigo intentaré ayudarte y darte consuelo.
_No, no puedo debes volver...
Madre, padre Raúl y yo queremos anunciaros algo...
Estamos esperando un niño, espero que este niño nazca sano y nos llene el hogar de paz y felicidad.
_Ese queridos hijos es el mejor regalo de navidad y de año nuevo.
Feliz año 2009 y Paz para todos.