viernes, 4 de julio de 2008

Sola

Aquella mañana como de costumbre me desperté muy temprano, lo primero que hice fue darme una ducha templada, me vestí y me dispuse a prepararme el desayuno ligero que tomaba a diario. Cuando miré por la ventana el color del cielo me desconcertó era “extraño” seguí desayunando pues pensé que era por el sueño. Cuando salí de casa, (siempre con la mente en mil historias), no me fijé ya, en color del cielo seguí adelante y me dirigí a mi trabajo.
Ya en el despacho me senté frente al ordenador y comencé a revisar los mil documentos que tenía pendientes , pasaron los minutos, las horas y al final me di cuenta que nadie había llegado ¿qué raro? Continué con mi trabajo, pues pensé que la gente estaría de vacaciones. Volví a casa me preparé el almuerzo y encendí la televisión “Horror” ¿tampoco funcionaba?¿Qué está pasando? Cogí el teléfono, llame a casa de mi vecina y… sin línea…
Salí a la calle a ver si veía a alguien y… ¡No había nadie en la calle! ¿Qué pasa, el mundo se ha parado? Mi desesperación iba en aumento, decidí volver a casa y ponerme a leer. Trascurridas unas horas, el sueño me venció y cuando amaneció al día siguiente, todo había vuelto a la normalidad.
Realmente nunca sabré si lo que pasó aquel día fue real o fue una pesadilla, no tengo medios para comprobar si realmente he perdido un día de mi vida o por el contrario alguien, me dejó vivir un día sola en el mundo
.